Crear contenido de calidad para nuestra web o blog de forma constante, junto con su difusión en las redes sociales, mejorará notablemente el SEO de nuestra página.

office-625893_1920Dado que los algoritmos del buscador de Google ahora benefician a aquellas páginas que generan lo que se denomina contenido de calidad, es importante dedicar nuestros esfuerzos en publicar, regularmente, información útil e interesante para los usuarios en nuestra web o nuestro blog, lo que nos garantizará un flujo constante de visitas. Esta práctica está especialmente recomendada para las empresas con presencia en Internet, ya que, si su fin último es vender un producto o un servicio, con más razón necesitan el aumento del tráfico hacia su página.

Pero, ¿qué se entiende por contenido de calidad? Una buena publicación no tiene porqué ser aquélla que se extiende a través de párrafos interminables. De hecho, los usuarios agradecen el contenido que, sin resultar demasiado largo y pesado, es conciso y directo, y contiene mucha información explicada en pocas líneas. Los datos curiosos y mayormente desconocidos, así como los consejos y recomendaciones, atraen la atención del lector y ayudan a promover la participación de los usuarios.

Es importante, también, definir la temática y el tono de nuestras publicaciones, siempre acorde con el sector al que se dedica la empresa. Si nuestro negocio se dedica, por ejemplo, a la moda, lo ideal sería centrar todos nuestros contenidos en este campo, consiguiendo que nuestra marca sea más identificable por el público. Además, en nuestros contenidos dejaremos entrever la personalidad y el carácter de nuestra empresa, así que, si nuestro público objetivo es, por ejemplo, la gente joven, convendría utilizar un estilo de redacción dinámico y desenfadado.

Por supuesto, hay que prestar especial cuidado a los errores que podamos cometer al redactar. No hay nada que genera más desconfianza entre los usuarios que nos leen que encontrarse con faltas de ortografía y frases confusas o sin sentido. Y aprovechar los contenidos multimedia (fotografías, gráficos, infografías, vídeos, etc.) que podamos añadir a la información, siempre nos ayudará a sumar puntos ante los usuarios, para quienes el elemento visual juega un papel muy importante. El uso de las palabras clave en el título y en los párrafos que componen la información, también ayudará a nuestro posicionamiento en los buscadores.

Una vez ya tenemos nuestra información bien redactada y publicada en nuestra web o blog, el proceso no termina ahí. Si la empresa tiene presencia en las redes sociales, hay que aprovechar la oportunidad para compartir con nuestra comunidad de seguidores los contenidos de nuestra página, pues constituyen un canal directo para comunicarnos con los usuarios. Una buena información compartida en las redes, nos ayudará a conseguir más seguidores en estas cuentas y, a su vez, fomentar el tráfico hacia nuestra web, ayudando a mejorar el SEO. Además, no debemos olvidar que las redes sociales constituyen una herramienta para medir resultados. No hay mejor forma de saber si los contenidos que estamos publicando interesan, o no, a los usuarios, que gracias a la cantidad de “Me gusta”, comentarios (positivos y negativos), o veces que se ha compartido una publicación. Redes sociales como Facebook permiten medir la cantidad de “clicks” que se han hecho en los enlaces que hemos compartido, pudiendo comprobar, de esta forma, la cantidad de usuarios que estamos consiguiendo atraer hacia nuestra página.

En resumen, dado que el posicionamiento de nuestra página depende, en gran medida, del contenido, vale la pena invertir esfuerzo y trabajo en la información que vayamos a publicar.

Así que recuerda:

  • Definir la temática y el tono de tus publicaciones antes de empezar a redactar.
  • Ser directo y conciso, no expliques en cuatro párrafos lo que puedas explicar en dos.
  • Cuidar la redacción, especialmente las faltas de ortografía.
  • Aprovechar los contenidos multimedia siempre que puedas.
  • Usar las palabras clave a lo largo del texto.
  • Compartir el contenido en las redes sociales.
  • Medir los resultados.